Investigación

Taxus Baccata

Botánica
Taxus baccata (Linneaus) o tejo es una conífera y pertenece a la clase botánica de Gimnospermas, familia de Taxáceas. En la evolución las coníferas están entre los árboles más viejos. Los científicos asumen que ya existían 350 millones de años atrás. Las Angiospermas, como la haya (Fagus sylvatica) y el roble (Quercus robur) aparecieron por lo menos 100 millones de años después. El registro fósil más antiguo de Paleotaxus rediviva data de 200 millones de años atrás. Los fósiles de Taxus grandis, casi indistinguible del árbol moderno, data de un millón de años atrás. 

Taxus baccata es un árbol perenne. Los ramilletes de hojas del árbol pueden ser usualmente identificados por el profundo todo verde oscuro de las hojas, que están dispuestas en espirales pero yacen en dos filas casi en el mismo plano, en la rama horizontal.

A diferencia de otras coníferas, el árbol es dioico (significa que las flores masculinas y femeninas nacen en diferentes árboles). Los árboles macho florecen a fines del invierno o principios de la primavera, produciendo candelillas muy pequeñas con una abundancia de fino y volátil polen amarillo. Solo una semilla se forma por cada flor hembra y de estas flores se desarrollan y crecen los frutos en el árbol hembra durante el verano. La única semilla dura está incrustada en una baya o granada roja, pulposa, que aparece a principios de septiembre. Los pájaros toman las bayas y la semilla es distribuida por sus excrementos.

El tejo tiene la reputación de vivir más que cualquier otra especie.

Durante los primeros 150 años de vida crecen alrededor de 24 metros o más y luego comienzan a expandirse a lo ancho.

En principio, el árbol es inmortal. Las ramas pueden crecer de nuevo en la tierra alrededor del tejo original y formar círculos de árboles más jóvenes. Un buen ejemplo es ”Druid’s Grove” en Surrey, Inglaterra. También pueden crecer ramas en el centro ahuecado del tallo, (que casi siempre se pudre cuando la circunferencia crece más de 9 metros) formando un árbol dentro de un árbol. Otra forma en la que un tejo puede regenerarse es desarrollando nueva madera alrededor de la madera vieja, fortaleciendo así todo el árbol. Por todas estas razones el árbol es considerado un árbol sagrado de vida entre las culturas antiguas y en la mitología.

Muchos tejos viejos por lo menos en varios lugares de Europa se encuentran cerca de antiguos patios de iglesias o lugares considerados sagrados, donde se llevaban a cabo ceremonias y que funcionaban como lugares de reuniones  para druidas y otras religiones. Ellos consideraban al tejo un árbol de muerte y vida.

La dureza  y durabilidad  ha permitido su uso para muchos artículos diarios como mesas, platos, cuencos, pisos y camas. Se ha reconocido siempre en el tejo las  propiedades  innatas de  una fuerte estructura y poder medicinal.

Contáctese con nosotros

8345 NW 66 ST #B6642

MIAMI, FL

33166-2696, USA

  • dummy info@universidadcandegabe.org

Reciba nuestras novedades

Buscar